La herencia de Aitana / Deep Madrid 18/82

Lo era. Y también era una mujer de familia muy trabajadora. Es cierto, la prioridad de mi madre, era apoyar a los que más necesitados. Estaba muy involucrada en la defensa de su familia, en la resistencia de nuestra comunidad, en el rescate de los ilegales. Era muy activa en todo lo que hacía o escribía, una pionera en hacer caminos ocultos entre la almendra y la zona sur. Se conocía los túneles antiguos, los túneles del alcantarillado y los nuevos a la perfección. Esos escondrijos eran bastante desagradable y peligroso, se los conocía a todos de memoria. Entraba y salía sin que nadie pudiera seguirla. En cierta forma, era invisible. 

Los funcionarios la tenían entre las más buscadas. Cuando desapareció me hice cargo del periódico. Desde siempre la había ayudado, por eso ni lo dudé.  Soy una apasionada en el oficio de edición y dirección. En estos días no es fácil encontrar colaboradores que se arriesguen a escribir sus opiniones o testigos que cuenten sin miedo a represalias, pero también es cierto que los funcionarios no traspasan la M-30 desde Dios sabe cuándo. Si no damos con algún infiltrado, esto está bastante asegurado. Por eso nuestro grupo de escritores, son como una logia. Nadie sabe donde tienen su redacción, pero nos llegan a diario todos sus informes y notas.

Carla, en cambio, se hizo cargo de la faceta más física de mamá, allí donde había que poner el cuerpo. Carla conocía los caminos correctos y los clandestinos, mi madre se los había estado enseñando por años, tantos como a mí me enseñaba el oficio de la prensa. 

Carla, debido a su discapacidad tenía permiso de entrar legalmente a la almendra. Podía recorrerla para encontrar nuevos focos de persecución. Guiar a los ilegales por esos caminos ocultos hasta algún refugio seguro, que generalmente era su casa de manera inmediata. Mi padre y Adel, la pareja de Eli, la apoyan en lo que pueden, generalmente en su casa que funciona como centro de operaciones y en reubicar a los rescatados. A pesar de sus limitaciones son importantes, no solo para mí.

Para mi padre era fácil cuidar de Carla, lo había hecho toda la vida con mamá. Aunque no dice nada creo que la sigue buscando, sintiéndose responsable por el agujero de filtración que debió haber existido, como para que se produzca la desaparición de mamá. Se la había tragado la tierra.

Me alegra que te guste mi madre. Ella era una gran mujer. Su figura sigue inspirando a los más jóvenes. Me rompe el corazón no saber dónde y cómo desapareció. No importa los años que pasen, es como una herida abierta, un interrogante de lo que pasó. Nunca escuché a mi padre hablar de ella o de su desaparición, es como que se volvió muy para adentro. Creo que mi padre encontró consuelo en el apoyo que le brinda a Carla. Aunque se volvió taciturno y sobrepotector.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s