La sra. directora / Deep Madrid 33/82

Tengo dos estudiantes que están a cargo de un aula. La escuela les paga lo habitual, que es una cifra desorbitante. La maestra no los quería, pero que se le iba a hacer, había recibido órdenes escritas irrevocables y además no quería problemas con nadie, hice las asignaciones del caso y listo.

La maestra me apena un poco. Una idealista, y le va a tocar justamente a ella. Es que no encontré nadie mejor. ¡Qué suerte de perros la suya!. Espero que se adapte pronto porque si no, ya sabemos cómo termina todo esto. Creo que tiene dos hijas. Pobrecillas las pequeñas, ojalá piense en ellas.

Me llevó una hora más de mi horario, explicarle a la maestra, que no se resignaba, de la nueva adjudicación de alumnos tutores. Le expliqué en extenso, los criterios de selección del aula. Se lo mostré de muchas maneras. Su aula es la que había sido seleccionada. Luego salí de allí y empecé a hacer el informe respecto a su actitud ante esta nueva ordenanza. A esta altura ya estaba hasta la coronilla de la Srta. Maestra, me daba igual. Solo quería volver a mi casa, con los míos, a disfrutar de la comida y un poco de TV. Tengo que cuidarme con la comida, ya me estoy excediendo de peso.

Durante ese tiempo me di cuenta de que estaba haciendo algunas cosas de manera equivocada. Debía ser más estricta, y menos condescendiente con las maestras y el alumnado común. Obvio que no con los tutores. La gente está teniendo este problema con la cantidad de dinero que se paga a los estudiantes de nuestras escuelas. No era mi caso, me parecía mucho pero no injusto. Más bien, era apropiado por la responsabilidad que recaerían en estos alumnos becados, en el futuro inmediato. En algún sitio tenían que empezar. Además, sé que es difícil ser abierto en el tema del dinero y de las obligaciones que conllevan, y de que fueran tan jóvenes.

Tenemos un plan de estudios muy específico que requiere que se pague a los niños con potencial para cubrir vacantes de funcionarios. A veces el salario de un niño es muy alto, a veces es menos. Estamos pagando mucho dinero a la gente. Si lo piensas, a los que trabajan en la escuela se les pagará con un plus. Tenemos una sala especial donde la gente no puede estar allí para ayudar a los estudiantes, solo es para que entrenen estos chicos con aptitudes especiales.

No estoy contenta de cómo llevaba la institución, pero puedo mejorar. Hay unas normas que deberé hacer respetar y las maestras tendrán que adaptarse. Si ellas no estuvieran de acuerdo, escribiré tantos informes como sean necesarios y la administración del gobierno, tomará las decisiones y ejecuciones del caso. Sí, ese será mi cometido del año. No seré tan permisiva.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s