Medidas del gobierno / Deep Madrid 34/82

A principio de ese año, el Primer Ministro tuvo una reunión con sus ministros, para preguntarles si había algún asunto, urgente, que debía considerar. Esa reunión fue de carácter oficial. Se transmitió por cadena nacional y se difundió a toda la prensa. 

Al negarse las urgencias, vino el escándalo con el tema inicial. El Primer Ministro preguntó al Ministro de Seguridad qué pensaba del problema de la insurrección del sur. De esta manera articuló su postura sobre los puntos álgidos actuales. El Primer Ministro consideraba “un problema” los continuos enfrentamientos que se daban en la M-30, y les reconocía el grado de “insurrección”.

Esa pregunta-declaración tuvo horas de debate por la televisión pública, análisis políticos, y estratégicos sobre el significado de asumir aquella situación como problemática. De poner en palabras lo que hasta ahora nadie se atrevía.

¿Esos distritos no acataban las ordenanzas del gobierno? 

¿La periferia no acogía con beneplácito el nuevo orden establecido? 

¿Acaso no estaban sometidos a la situación declarada de emergencia? 

¿Por qué se había interrumpido el servicio del metro más allá de la M-30? 

¿Por qué se bloquearon los puentes? 

Todo tipo de dudas se descubrieron con la sola pregunta del Primer Ministro. Fue una declaración sobre el estado de situación. 

Poco después, coincidí con uno de los ministros superiores en el Club de Campo, y me dijo recientemente en lo que se refiere a la posición del actual Primer Ministro comentó que el gobierno había hecho mucho trabajo sucio de reeducación y antidisturbios. Había desarrollado nuevas técnicas de control para evitar sediciones y medidas para los más desfavorecidos que consistía en la supresión de esa clase expulsándolos de la almendra, bajo pena de prisión. Época oscura y efectiva con los resultados. La almendra brilla y ahora era momento de soltar ese lastre, y asumirnos como la potencia central que somos. ¿Qué es lo que nos hace tan exitosos? El gobierno es el único que impone condiciones para mejorar nuestra calidad de vida.

El gobierno actual ha hecho progresos significativos adjudicando nuevas potestades a los antiguos funcionarios afectados a los Servicios Sociales y ha dado a los excluidos un lugar donde pueden vivir y trabajar. También ha fortalecido nuestra seguridad. En términos de comercio, el gobierno hizo muchos esfuerzos para garantizar a la población todo lo que necesite abriendo el corredor aéreo de barajas, y los trenes hacia la sierra Oeste. 

Romper la comunicación con los distritos conflictivos del sur, aporta mayor estabilidad en la región, evitando que se contaminen nuevos barrios. Mantenemos misiones específicas a cargo de los Servicios Sociales, o entregamos visados a algún trabajador que viene a la ciudad a ofrecer algún servicio cualificado, generalmente médicos o ingenieros.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s