Fragmento de la homilía / Deep Madrid 37/82

Fragmento de la homilía del domingo, Iglesia de San Pedro el Viejo

(…) Imagina a un hombre que estaba enamorado de un hombre. Un amor que nunca podría durar. Y entonces, con su renunciamiento, podría recuperar su vida. Podría tener una esposa y varios hijos. Podría tener a sus padres, abuelos y amigos, todos felices. Sería posible, propóntelo. Y entonces tendría todas esas gratitudes y estaría de vuelta en un estado de bienaventuranza. Imagine ese estado. El hombre sería feliz, confiado, pacífico, dócil, amable. El mundo no se sentiría como si su vida estuviera en juego todo el tiempo. No sería tan miserable. Ese hombre, estaría de vuelta en ese estado alegre, manso, y pacífico del ser. Tendría un nuevo sentido de sí mismo, un nuevo propósito. ( …)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s