Cambio de relato / Deep Madrid 50/82

Esto está a punto de ser muy diferente. La historia que hemos escuchado hasta ahora no será la historia que empezaremos a escuchar, de ahora en adelante. No importa si la historia era una historia grande, una historia mínima o si acaso fuera, sobre todo el acerbo político del gobierno. Viene algo importante, le veo las orejas al lobo. Están apareciendo en los medios oficiales, personajes nuevos de distritos más allá de la M-30. El relato está cambiando, se está recrudeciendo hasta en el lenguaje. Ahora la historia será la que empecemos a escuchar. No importa que hayamos sido testigos o parte y nuestro recuerdo sea otro, terminarán implantando lo que hayan decidido. Por eso es necesario escribir, tomar testimonio, grabar a testigos porque si no, todo esto se perderá bajo el nuevo relato.

En uno de esos cambios de relato, el Instituto Nacional de Estadística, que aportaba datos, ya sea sobre el grado de pobreza, o de alfabetización, o de criminalidad, fue saqueado y vaciado. Una vez rota esa institución, sus datos fueron reemplazados por palabras inciertas como “percepción o aproximación”. Entonces los informativos en la almendra central, en vez de comentar sobre los índices concretos de criminalidad, informaban que ya casi no existía delito, y escuetamente mencionaban sobre la persistencia de la memoria y de la “percepción de inseguridad”. La estrategia había cambiado radicalmente. Una manera diferente donde se especializaban en instalar los temas que tenían en agenda, en el orden y tiempo que pretendían.

Esta negación perforó el estado psicológico de la gente, que aunque fuera víctima de un delito, la justicia lo tergiversaba y se lo negaba sistemáticamente. Si ibas a la comisaría a denunciar un robo, te preguntaba si lo buscaste bien, no te tomaban la denuncia o ponían cualquier excusa para desestimarla. Lo mismo sucedió con la pobreza más allá de la M-30, o con la alfabetización, o la inmigración o las redadas cada vez más violentas.

Dalo por hecho. Lo vi en las etapas anteriores etapas, junto a cada gran fragmentación del territorio. Imagino que están por asimilar o exiliar alguna nueva zona o algo que no nos animemos ni a imaginar. Quizás hayan ganado o perdido Pozuelo, o Barajas, o la misma Arganzuela, pronto lo sabremos. 

Lo que, también está claro, es que el gobierno necesita mano de obra barata para alimentar su área de servicio, y de defensa. La alta conflictividad con Carabanchel hace imposible que sigan operando en ese distrito.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s