Violencia en el campus / Deep Madrid 61/82

Soy el director del campus, Gonzalo el celador superior, tiene un gran trabajo analizando la realidad y construyendo un relato que potencie las acciones de nuestro gobierno. Llegar hasta a este punto de eficiencia, no fue nada fácil.

Como estudiante en el último año, estuve en algunos espacios donde la violencia era continua, y conocí a varios estudiantes que entraban como funcionarios para ser sicarios. Tenían un abogado las 24 horas para solucionar este tipo de contratiempo. Una de esas personas aguerridas, Ana María, cursaba Historia II, tenía a todos en la mira. Hostigaba en todos los sentidos a sus compañeros cuando no coincidían con ella. Nadie podía contar una versión que no fuera la oficial, tenía un grupo de secuaces que la apoyaban en todas sus iniciativas, en especial las de hostigamiento al incipiente Centro de Estudiantes. Generalmente la discrepancia era seguida de alguien, golpeado en el mejor de los casos, o desaparecido en la mayoría. 

Parte del trabajo de Gonzalo al principio, era justamente, revertir las consecuencias en los medios, en la opinión pública, de esos episodios desbordados. Gonzalo ideaba y armaba un relato posible, una explicación, de este tipo de eventos, a favor del gobierno. En uno de esos embistes, el más difícil de todos, para su trabajo, ocurrió en plena clase, con un grupo disidente en alza de popularidad e influencia entre los estudiantes, por supuesto, el grupo era del Centro de Estudiantes y nuestra pequeña Ana María la que tenían que defender.

Ana María cortó de cuajo a su líder que se oponía a sus ideas, las ideas del gobierno. Lo cortó con un punzón de 20 cm que tenía en su bolsillo y también ajustició, pero a cuchillo limpio, a la primera línea de dirigentes que estaban en el aula. Cortó literalmente. De los ciento veinte estudiantes que estaban presentes, en ese momento, cerca de una docena quedaron desparramados sin atinar a defenderse siquiera. Sorprendidos, quedaron impávidos ante el cuchillo y la destreza de Ana María. Los que reaccionaron, por suerte la mayoría, huyeron despavoridos. El baño de sangre que pintó esa aula, todavía se puede rastrear en alguna mesa, algún marco de ventana, o las rendijas del parquet.

A Ana María la suspendieron por cuarenta y ocho horas, más que nada para organizar su defensa y que no haya ningún peligro para ella de algún estudiante resentido. 

Durante las primeras veinticuatro horas, hubo redadas puntuales a un grupo de esos estudiantes que habían alcanzado huir. Luego de ese evento, no volvió a surgir ningún otro grupo disidente, ni opiniones que no concordaran con la versión oficial. Una drástica solución, que con el paso del tiempo, la recordamos muy positiva.

Ana María estaba muy bien, luego del mini descanso, seguía cursando normalmente. En esos días, me acerqué mucho a ella, sentía una admiración a su valentía nata. Nos hicimos amigos.

En ese momento, recuerdo que avisé a nuestro celador superior dentro del gobierno, para que acote el daño que causaban a Ana María, que estaba resultando ser una suerte de líder juvenil. Estas actitudes estaba ayudando a fomentar la confianza en nuestro sistema. Luego de la masacre, lejos de surgir algún brote de resistencia, la popularidad de Ana María crecía día a día.

Al poco tiempo la ascendieron a la Dirección General y crearon, a medida una cátedra llamada Observatorio del conflicto I y II. Ha sido catedrática desde ese entonces a la par que terminaba sus estudios. Una situación única en la historia de la facultad. Al poco tiempo,  me promovieron a la dirección del campus. 

Si lo pienso rápidamente, eventos tan crueles, parecieran desproporcionados, pero si lo pienso mejor, con perspectiva en el tiempo, tengo que aceptar que fueron necesarios y oportunos. Han pasado algunos años, y no se han vuelto a registrar levantamientos ni protestas de ningún tipo desde que Ana María está a cargo de la facultad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s