La ONG II / Deep Madrid 74/82

Solía estar muy orgullosa de nuestra ONG de Delicias. Nuestro edificio moderno, terminado no hace mucho, las dependencias impecables para recibir a los que la necesitaran. Ropa, medicina, bolsones de comida, un comedor popular, un bufete con buenos abogados. Un equipo de colaboradores empeñados en mejorar la calidad de vida de nuestra gente, hacer de este un lugar de atención pionero. La ONG estaba destinada a recuperar esas vidas que fueron atropelladas por la devastación de una guerrilla interminable. Un gran lugar. Un sueño. Eso es lo que hemos hecho. Hemos hecho el mejor trabajo de nuestras vidas. Gracias a la habilidad de los funcionarios infiltrados pudimos proteger toda la organización para llegar hasta el día de hoy.

Empezamos a sospechar que algo no funcionaba bien, pedimos un refuerzo para investigar. Nos sentimos avasallados por la gran cantidad de irregularidades que había en el sistema de la organización. No podíamos creer, la envergadura de la traición. Empezamos a reunir pruebas de toda las operaciones ilegales que se llevaban a cabo en las oficinas de la ONG. 

—Probamos que se desviaban recursos administrativos a los rebeldes extramuros. 

—Probamos que se apoyaban las posiciones disidentes no solo, no denunciándolas, sino también financiándolas.

—Probamos que la vieja administración llegó a encubrir grupos de la resistencia y favoreció el tráfico a través del muro con una red de túneles clandestinos, construidos por ellos mismos. 

—Probamos que funcionaba una red paralela, que no asentaban en los libros físicos ni digitales, nombres, cifras, dinero de aportes y paraderos. 

Al principio, cuando eran sospechas, el gobierno tomó la decisión de reunir las pruebas de semejante traición. Empezamos a infiltrar a nuestros funcionarios, y para cuando se dieron cuenta ya teníamos la copia completa de su base de datos de ambas redes.

Tuvimos que sanear la dirección ejecutiva de la ONG y la primera línea de dirigentes. La Brigada se ocupó de las redadas para buscar a los cabecillas de la red paralela y ejecutarlos rápidamente como para que no ponga en sobre aviso al resto de los implicados. Un operativo de gran envergadura, porque las redadas debían hacerse casi simultáneamente.

Sí, hicimos un gran trabajo. Con mucha más razón, luego de haber luchado un par de años para recuperar la ONG, hoy, es un Centro de Reeducación pionero. Estoy más orgullosa que nunca.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s