Centro de estudiantes / Deep Madrid 78/82

Formamos un grupo de estudiantes con el propósito expreso de desarrollar una acción colectiva para detener la influencia y el control del gobierno en la facultad. 

Como reacción del sistema, a la par, otro grupo de estudiantes se organizó, para infiltrarse en nuestro centro de estudiantes, con la intención de identificar a los rebeldes, y trolear nuestros encuentros. 

Desde el principio hubo enfrentamientos acalorados entre ambos grupos. Los estudiantes que intentábamos defendernos del gobierno no logramos resistir por mucho tiempo. El punto de inflexión fue cuando una estudiante, funcionaria del gobierno, masacró salvajemente, con un cuchillo, en plena clase, a muchos miembros del centro de estudiantes que estaban participando en una clase de Historia. Se llama Ana María, me acuerdo de ella porque el año anterior habíamos sido compañeros en Mitología. Muchos de los compañeros, que sobrevivieron esa tarde, cayeron durante las redadas que se hicieron esa misma noche o en las que siguieron al día siguiente.

Algunos que no estábamos en esa clase, y que reaccionamos rápidamente, pudimos llegar a cruzar la M-30, sin bajas. Otros muy poquitos se escondieron en los túneles hasta que pudimos ir a rescatarlos, para eso tuvieron que esperar por más de seis meses viviendo allí, entre túneles. Justo nadie de ellos, conocían los laberínticos caminos de salida. 

Recuerdo que una chica, embarazada de unos cuantos meses, huyó por el viejo túnel del metro, y pudo llegar junto a otros pocos al barrio de San Isidro. Entre ellos, por suerte, sí había gente experimentada en salir de la almendra. A ella la conocí luego. Cuando el bebé ya hubo nacido.

A la mayoría de los estudiantes que habían podido huir de la fatídica clase, las brigadas los fueron encontrando uno tras otro. A los de adentro de la M-20, los desmembraron y enterraron anónimamente. Sus familias corrieron igual suerte. Desaparecidos, figuraba en los censos del gobierno. Más allá de la M-20, los dejaban tirados, en modo aleccionador.

A las 48 horas de la masacre de la cátedra de Historia, el gobierno emitió un decreto de vigencia inmediata para todos los estudiantes. A partir del decreto no permitieron que ningún grupo de personas cuyas ideas y opiniones eran contrarias a las opiniones del gobierno, acceda a estudiar en ninguna facultad. Los estudiantes disidentes fueron perseguidos y expulsados de sus residencias. 

El Ministerio de Justicia, avaló el avance del gobierno y publicó una orden judicial que bloqueaba la entrada de los estudiantes a todo ámbito de la educación. La orden judicial prohibía que cualquier grupo de estudiantes entre o salga de la facultad, también negaba a los estudiantes cualquier derecho a entrar en ningún distrito madrileño así como evitar que cualquier grupo de estudiantes entre, siquiera, al extramuros de Madrid. Con esta sentencia, se avalaba la legalidad de las redadas dentro y fuera de la M-30. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s