División ingeniería / Deep Madrid 79/82

No fue un accidente que me fueran a elegir para ese trabajo. Hicieron un seguimiento de todas mis actividades, tenían mi perfil estudiado hasta el último de los detalles. 

Hace un par de años, la compañía me dio un ascenso en una división de ingeniería, que era estratégica, en una zona vital para el gobierno. Había que cortar todo paso entre la almendra y los barrios periféricos, para ello la manera rápida era dinamitar todos los puentes en la M-30 en simultáneo a levantar un muro. Pero había que trazar una estrategia para evitar la reacción de los poblados vecinos.

.

Elegí primero desmontar dos puentes históricos en la M-30, con la excusa de la preservación. Hice levantar una malla de casi tres metros para que no se pueda ver la obra.

Esto no causó sospecha en ningún vecino que usaba estos tramos a diario para trabajar en uno y otro lado del Río Manzanares, porque puse unos túneles transitorios para evitar que los vecinos sospecharan la maniobra. Los puentes de Segovia y Toledo fueron desmontados y trasladados a la parte controlada por el gobierno de Casa de Campo.

Construimos un muro que nos resguardaba el río Manzanares y se instalaron puestos de francotiradores. Todo en menos de dos meses. Los vecinos de Carabanchel, de Puerta del Ángel, Comillas, pensaba que las obras de remodelación de las zonas de Madrid Río iba a aportar más espacios parquizados, porque eso era lo que decían los medios de comunicación y mostraban renderizaciones sobre como iba a quedar las nuevas áreas verdes. Que lo diga yo es de presumido, pero fue un acertado plan estratégico en el fortalecimiento de nuestro gobierno.

El resto de puentes, incluidos los transitorios, fueron dinamitados. Fue una pieza de ingeniería en tiempo y forma. Se blindó una ciudad protegiéndola de los continuos ataques de la periferia disidente. Un solo paso quedó habilitado, con un férreo control a cargo de la brigada militar, el Puente Espiral, que permitía que las brigadas se aporten en tres puntos más un colgado de cámaras de vigilancia, escáneres y francotiradores como para hacerlo invulnerable. 

Luego de esa obra faraónica, me nombraron presidente de operaciones. Pensé mucho en ese trabajo. Había estado en ese papel desde que me había recibido. Estaba emocionado de ser el hombre estratégico para la realización de las obras destinadas a ser pilar de nuestro gobierno. Llegué a saber lo que necesitaban antes que ellos mismos lo pensaran.  

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s